Noticias
 
Noticia publicada en 11/01/2018
Preocupa a Tesãi conductas violentas asociadas a salud mental.
Hospital del Área 2 concentra los mejores profesionales en la especialidad.
David Gamarra.
Tesai Sala de prensa, en Ciudad del Este.
Tamaño de la letra Aumentar fonte Diminuir fonte Imprimir  
 

La Fundación Tesãi a través del Hospital del Área 2 viene abordando la problemática de la salud mental en la población en todas sus aristas. En ese sentido, la Psiquiatría nos ayuda a desentrañar algunas de las interrogantes que encierra la compleja mente humana.


El Dr. Víctor Hugo Espinola Chena, especialista en Psiquiatría de Infancia y Adolescencia, señaló que con una consulta oportuna y acompañamiento profesional se podrá conocer el perfil psicopático del paciente. Esto a raíz de los casos violentos y tragedias familiares que tienen como denominador común trastornos como la depresión, conductas agresivas, psicosis, ansiedad, crisis existenciales y las tendencias suicidas entre la población joven y personas que sufren algún tipo de frustración sentimental.


La Fundación Tesãi tiene en su plantel médico a 3 reconocidos especialistas de vasta trayectoria y prestigio en la región, como los doctores Víctor Espínola Chena, Dra. Pamela Fernández de los Ríos y la Dra. Mónica Torales de Wattiez


“Estamos mal en salud mental, las patologías más comunes son la depresión, los trastornos de ansiedad, la psicosis, ocurren hechos muy violentos, aumentan los suicidios, desórdenes psicopatológicos, es triste saber que muchas muertes se pueden evitar”, expresó el Dr. Espinola.


Los factores condicionantes como las drogas, la ingesta de bebidas alcohólicas, el desempleo, el desánimo y la desesperanza, lleva a muchas personas a cometer locuras, sin pensar en las terribles consecuencias. “Uno de los factores de riesgo hoy en día es el desempleo, consumo, uso y abuso de sustancias, el alcoholismo, los vicios, hay jóvenes con muchas frustraciones en la parte laboral, escolar, en sus expectativas de vida”, acotó Espinola Chena.


El profesional agregó que incide el factor genético pero no es determinante, asociado al ambiente y el entorno familiar en donde se desenvuelve la persona. “Hay una carga genética de por medio, generalmente hay un familiar con enfermedades mentales, un ambiente insano, aún así el ser humano tiene un equilibrio a nivel hormonal y cerebral, conocer ese perfil psicopático es importante”, explicó en otro momento.



Refirió que el materialismo y la sociedad de consumo imponen nuevos patrones de conducta, generando exclusión, discriminación y resentimiento social que a la larga se constituye en una bomba de tiempo.


A todo esto se suma la mercantilización de la mujer como objeto sexual, afirmando que hay una propensión a denigrar el valor y la esencia de la misma, con propagandas y mensajes con alta dosis de erotismo. “En la televisión se vende mucho cuerpo, indirectamente sexo, los jóvenes tienen valores trastocados, existe una degradación moral que vuelve vacía a las personas”, manifestó el psiquiatra.


Otra característica fundamental es que en una sociedad machista y patriarcal los hombres no perdonan las traiciones ni las infidelidades, por lo que un individuo aparentemente racional e inofensivo puede manifestar conductas autodestructivas.



Otras fotos