Noticias
 
Noticia publicada en 25/01/2018
Fundación Tesãi advierte sobre los riesgos de la vida sedentaria.
Instan a consumir frutas y verduras, así como actividad física periódica para regular peso.
David Gamarra.
Tesai Sala de prensa, en Ciudad del Este.
Tamaño de la letra Aumentar fonte Diminuir fonte Imprimir  
 

Una hora de caminata, paseos en bicicleta, gimnasia y ejercicios mejora la calidad de vida


El Hospital del Área 2 de la Fundación Tesãi busca concienciar y educar a la población sobre la importancia de practicar hábitos y estilo de vida saludables. La falta de ejercicios fomenta el sedentarismo y según los datos el 60% de la población paraguaya sufre de algún grado de sobrepeso u obesidad.



La Lic. Fany Doldán, especialista en Nutrición explicó que la obesidad y el sobrepeso se definen como la acumulación anormal o excesiva de grasa. El factor principal de este trastorno es el aumento de la ingesta en alimentos ricos en grasas, sal y azucares, pero pobres en vitaminas, minerales y otros micronutrientes, así como la disminución de la actividad física en niños, jóvenes y adultos.




La profesional refirió que sedentarismo hace que los niveles de colesterol en sangre aumenten y este acabe por depositarse en las paredes de la arteria y venas, estrechando el paso de estas y haciendo que el corazón deba realizar un mayor esfuerzo, que aumente la tensión arterial y el consiguiente riesgo de sufrir problemas cardiacos, entre ellos fatiga, insuficiencia cardiaca y complicaciones cardiovasculares (angina de pecho, infarto, entre otros)-


Doldán precisó que esto afecta la capacidad respiratoria, por ejemplo un ejercicio tan sencillo como subir unas escaleras puede ser una tarea extenuante para aquellas personas con vida sedentaria. La inactividad hace que se debiliten los huesos y perdamos masa muscular. Aparte de sentirnos más débiles y desanimados, con los años nuestras posibilidades de padecer artritis, artrosis o osteoporosis serán mucho mayores.


“Los beneficios de poder realizar ejercicio físico a diario no solo nos ayudará a mejorar el aspecto físico sino a ejercitar los músculos y articulaciones, mejorando nuestro sistema cardiovascular, riego sanguíneo, oxigenación del cerebro, evitando enfermedades y trastornos alimenticios relacionados a la obesidad”, acotó.


Siguió diciendo que otros riesgos del sedentarismo son la diabetes, los músculos y huesos pierden fuerza, aparece la osteoporosis y artritis ya que la estructura ósea se vuelve frágil y débil, problemas para conciliar el sueño, envejecimiento prematuro, arteriosclerosis y complicaciones que pueden desembocar en un infarto o paro cardiorrespiratorio.


“Es muy importante que se limite la ingesta de grasa y aumentar el consumo de frutas y verduras, legumbres y cereales, así como la realización de actividades físicas periódicas para lograr el equilibrio energético en consumo de calorías”, subrayó.


La obesidad y el sobrepeso esta considerado como la segunda causa de muerte a nivel mundial, pues cada año fallecen aproximadamente 2,8 millones de personas por problemas relacionados a este trastorno.



Otras fotos