Noticias
 
Noticia publicada en 22/01/2018
Guardia de Seguridad de la Fundación Tesãi es felicitado por su honestidad.
Aseguró que este vivo ejemplo de honestidad se debe multiplicar en todo el Paraguay.
David Gamarra.
Tesai Sala de prensa, en Ciudad del Este.
Tamaño de la letra Aumentar fonte Diminuir fonte Imprimir  
 

El funcionario de seguridad es Ramón Antonio Mereles, esforzado y humilde padre de familia con una excelente foja de servicios


Un asegurado de la Itaipú Binacional se mostró sumamente agradecido con un guardia de seguridad del Hospital del Área 2 de la Fundación Tesãi por devolverle su billetera que se había extraviado en un sanitario del establecimiento. El hombre en una nota dirigida a los Gerentes de la Fundación destacó la noble actitud del empleado, sosteniendo que la honradez es un valor que está en vías de extinción y que a pesar de su insistencia el empleado no aceptó recompensa ni retribución pecuniaria. “Nos pone contentos su actitud, es motivo de orgullo para todos. La honestidad es una bandera en la Fundación Tesãi. Nuestra gente es el mejor capital”, remarcó el Lic. Jorge Frutos, Gerente Ejecutivo.




Se trata del Señor Delio Córdoba Servían quien se desempeña como funcionario del Departamento de Recursos Humanos de la Itaipú Binacional, quien el pasado viernes 19 de Enero había llegado al Hospital para consultar con un especialista en horas de la tarde. Según los datos, en ese ínterin de la espera en Recepción, decide ingresar ingresa al sanitario en donde en un descuido se cae su billetera conteniendo dinero en efectivo y documentos personales. El asegurado mencionó que en ningún momento se percató que había echado su billetera, por lo que fue a sentarse nuevamente en la sala de espera aguardando su turno con el médico.


“Fuí al baño y no me di cuenta que había echado mi billetera, perderlo iba a ser un perjuicio muy grande. En ese momento había mucha gente en el Hospital entrando y saliendo, fue toda una suerte encontrar una persona tan honesta que en medio de su humildad sin pedir nada a cambio me devolvió íntegramente”, sostuvo Delio Córdoba visiblemente emocionado.


Afirmó que no paso mucho tiempo cuando escuchó que el guardia de seguridad Ramón Mereles venia caminando por el pasillo pronunciando a viva voz su nombre, por lo que atinó a levantarse e identificarse. Grande fue su sorpresa cuando divisó en manos del guardia su billetera, quien le dijo que había echado en el sanitario y que lo encontró por casualidad instándole a que revise su contenido a fin de constatar que no le falte nada. “Que todas las personas puedan dimensionar el valor de la honestidad, mi intención es que elogiemos la honestidad, que haya un reconocimiento social. Que sea premiado por la Fundación y los directivos de su empresa de seguridad”, refirió.


Siguió diciendo “Las cosas buenas se tienen que saber, estos gestos nos permiten creer que todavía hay esperanza hacia un Paraguay mejor, que multipliquemos este tipo de acciones, que retribuyamos a los decentes. Esto se aprende en la casa, imitemos estos ejemplos”, manifestó con alegría.


“Dios lo ve todo, a él no se le engaña”


Por su parte, Ramón Antonio Mereles, guardia de seguridad del Hospital del Área 2 de la Fundación Tesãi expresó que solo cumplió con su deber y que la honestidad es una cuestión de conciencia y moral. “Mis padres me enseñaron a no tocar cosas ajenas, a respetar a los otros, a ganar el pan de cada día con el sudor de mi frente, ni siquiera me sentí tentado a quedarme con la billetera, porque Dios lo ve todo, a él no se le engaña”, acotó con la voz quebrada.


Mereles es un funcionario con una excelente foja de servicios, quien desde hace años cumple a cabalidad sus funciones en la Fundación Tesãi ofreciendo orientación, buen trato y cordialidad a los asegurados, usuarios y dependientes de la institución. Su gesto es motivo de orgullo por parte de los Gerentes de la Fundación y los directivos de la empresa tercerizada a cuyo cargo se encuentra.